Una pequeña muestra de los errores cometidos durante el primer año de RGPD

  1. Contratar a encargados del tratamiento que no ofrecen garantías suficientes.
  2. Aceptar cláusulas de limitación de responsabilidad de los encargados del tratamiento.
  3. Delegar la selección y homologación de encargados del tratamiento a Compras sin las instrucciones adecuadas.
  4. Seleccionar a los encargados del tratamiento tomando como único criterio el coste del servicio.
  5. Aceptar que un encargado del tratamiento tiene la ISO 27001 sin verificar su alcance real.
  6. Solicitar el consentimiento a los clientes y a los interesados con contrato.
  7. Solicitar el consentimiento a los trabajadores.
  8. Facilitar información incompleta a los trabajadores sobre los datos que la empresa trata y sobre todas las finalidades de los tratamientos que realiza con sus datos.
  9. Aplicar una política de uso de dispositivos móviles basada en el BYOD.
  10. Nombrar a un DPO y no dotarlo de recursos suficientes.
  11. Aplicar el interés legítimo como base de legitimación sin la debida ponderación.
  12. Realizar la ponderación del interés legítimo de manera inadecuada.
  13. No conservar una prueba documental de la ponderación del interés legítimo.
  14. Notificar como brecha un incidente de seguridad que no ha generado riesgos para los interesados.
  15. Desarrollar un detallado protocolo de notificación de brechas y no disponer de un protocolo para verificar si realmente hay que notificar la brecha.
  16. Elaborar un registro de actividades del tratamiento excesivamente extenso, sin agrupar e imposible de gestionar y actualizar.
  17. Aplicar un proceso de desvinculación de trabajadores inadecuado, especialmente en los departamentos comerciales y de marketing, sin ningún tipo de control sobre los datos que se llevan o se han llevado.
  18. Devolver los equipos informáticos al finalizar el renting sin un procedimiento adecuado de eliminación de los datos, y, en la medida de lo posible, mediante la extracción del disco duro.
  19. Aceptar el certificado de destrucción de documentos o soportes con datos como única prueba de su destrucción.
  20. Aceptar que todavía haya departamentos de Marketing que inician campañas de marketing directo sin aplicar el procedimiento de privacy by design y sin contar con la validación jurídica correspondiente. O solicitándola el día antes del lanzamiento de la campaña.