Una pequeña muestra de los errores cometidos durante el primer año de RGPD

  1. Contratar a encargados del tratamiento que no ofrecen garantías suficientes.
  2. Aceptar cláusulas de limitación de responsabilidad de los encargados del tratamiento.
  3. Delegar la selección y homologación de encargados del tratamiento a Compras sin las instrucciones adecuadas.
  4. Seleccionar a los encargados del tratamiento tomando como único criterio el coste del servicio.
  5. Aceptar que un encargado del tratamiento tiene la ISO 27001 sin verificar su alcance real.
  6. Solicitar el consentimiento a los clientes y a los interesados con contrato.
  7. Solicitar el consentimiento a los trabajadores.
  8. Facilitar información incompleta a los trabajadores sobre los datos que la empresa trata y sobre todas las finalidades de los tratamientos que realiza con sus datos.
  9. Aplicar una política de uso de dispositivos móviles basada en el BYOD.
  10. Nombrar a un DPO y no dotarlo de recursos suficientes.
  11. Aplicar el interés legítimo como base de legitimación sin la debida ponderación.
  12. Realizar la ponderación del interés legítimo de manera inadecuada.
  13. No conservar una prueba documental de la ponderación del interés legítimo.
  14. Notificar como brecha un incidente de seguridad que no ha generado riesgos para los interesados.
  15. Desarrollar un detallado protocolo de notificación de brechas y no disponer de un protocolo para verificar si realmente hay que notificar la brecha.
  16. Elaborar un registro de actividades del tratamiento excesivamente extenso, sin agrupar e imposible de gestionar y actualizar.
  17. Aplicar un proceso de desvinculación de trabajadores inadecuado, especialmente en los departamentos comerciales y de marketing, sin ningún tipo de control sobre los datos que se llevan o se han llevado.
  18. Devolver los equipos informáticos al finalizar el renting sin un procedimiento adecuado de eliminación de los datos, y, en la medida de lo posible, mediante la extracción del disco duro.
  19. Aceptar el certificado de destrucción de documentos o soportes con datos como única prueba de su destrucción.
  20. Aceptar que todavía haya departamentos de Marketing que inician campañas de marketing directo sin aplicar el procedimiento de privacy by design y sin contar con la validación jurídica correspondiente. O solicitándola el día antes del lanzamiento de la campaña.

Datos y conclusiones de las notificaciones relativas a brechas de seguridad realizadas a la AEPD desde el 25/05/18

Analizar los datos relativos a las brechas de seguridad que se han notificado hasta ahora a la AEPD puede ayudarnos a conocer las causas más habituales de los incidentes de seguridad y a identificar las medidas más eficaces para prevenirlas.

Desde el 25 de mayo de 2018 hasta el 31 de marzo de 2019, los datos publicados por la AEPD indican que el número de notificaciones relativas a brechas de seguridad recibidas por dicha Agencia superan las 800. Este número parece bajo si tienen en cuenta los siguientes escenarios que pueden ser considerados como una brecha de seguridad con violación de la confidencialidad de los datos:

  1. Cada vez que se pierde o es objeto de hurto o robo un dispositivo informático, la probabilidad de que contenga datos personales es alta.
  2. Cada vez que un empleado es víctima de un ataque que utiliza la ingeniería social, incluyendo el engaño, la suplantación de identidad, el phishing para acceder a datos o para instalar malware, la probabilidad de que este ataque genere una brecha de seguridad es alta.
  3. Cada vez que un empleado causa baja en una organización, especialmente en las áreas de marketing y comercial, la probabilidad de que conserve datos en su poder de forma no autorizada es alta.

Origen de las notificaciones

De acuerdo con los datos de la AEPD, el número de notificaciones realizadas por organizaciones privadas es muy superior al de las realizadas por organizaciones públicas.

Tipología de las brechas de seguridad

Podemos apreciar que la gran mayoría de las notificaciones se refieren a violaciones de la confidencialidad de los datos, es decir, a incidentes de seguridad que han permitido un acceso no autorizado o una divulgación no autorizada de los datos personales. Ello permite actualizar el mapa de riesgos y optimizar el esfuerzo realizado en medidas de seguridad, confirmando que los riesgos que tienen mayor probabilidad son los relacionados con la confidencialidad de los datos. También permite acumular los esfuerzos realizados en materia de protección de los activos intangibles a las medidas derivadas de la reciente normativa relativa a los secretos empresariales.

Medios de materialización de las brechas de seguridad

Se confirma la sospecha de que el usuario sigue siendo el elemento más débil de la seguridad. Si analizamos los medios de materialización de las brechas de seguridad y agrupamos los que se tienen como origen un descuido, un engaño o cualquier otro escenario en la que la actuación del usuario puede provocar o facilitar la brecha de seguridad, veremos que son la mayoría. Por ello es necesario seguir reforzando la inversión en formación y concienciación. También es importante tener en cuenta que la violación de la confidencialidad puede producirse de manera verbal.

Contexto y nivel de intencionalidad

Se puede comprobar que cuando el origen es interno, los incidentes provienen generalmente de un descuido o de otras causas no intencionadas. Por el contrario, cuando el origen es externo, la mayor parte de los incidentes son intencionados. Entendemos que los incidentes externos no intencionados provienen en su mayoría de los encargados del tratamiento que no han invertido suficientes medidas de seguridad para la protección de los datos tratados. Ello confirma la necesidad de extremar el control sobre los proveedores críticos y de verificar el alcance real de las certificaciones ISO 27001 aportadas.

NOTA: pueden producirse pequeñas discrepancias en la suma de cada tabla a causa de la conversión de porcentajes a unidades en relación a los datos de origen del año 2018.

FUENTE DE LOS DATOS: Agencia Española de Protección de Datos.