Sentencia TC sobre intervención de mensajes privados del trabajador

En el BOE de ayer se publicó la Sentencia del Tribunal Constitucional de fecha 17 de diciembre de 2012, en la que se declara que no existe vulneración de los derechos a la intimidad y al secreto de las comunicaciones en la intervención empresarial de mensajes privados resultante de un hallazgo casual y que se efectúa sobre un programa instalado por el trabajador en un ordenador de uso común por todos los trabajadores.

Los puntos clave de las sentencia son los siguientes:

Hechos

1. En la empresa existía un ordenador que podía ser utilizado por todos los trabajadores.
2. El ordenador no tenía clave de acceso para acceder al disco duro e instalar programas.
3. La instalación de programas sin autorización de la empresa estaba prohibido expresamente.
4. Dos trabajadoras instalaron sin autorización de la empresa un programa de mensajería instantánea.
5. Las trabajadoras utilizaron este programa para enviar mensajes privados.
6. En estos mensajes se vertían comentarios despectivos e insultantes contra compañeros, superiores y clientes.
7. La empresa tuvo acceso a los mensajes y amonestó a las trabajadoras.
8. Las trabajadoras solicitaron la tutela de derechos fundamentales por violación de la intimidad y del secreto de las comunicaciones.

Fundamentos de la denegación del amparo

1. No hay vulneración del derecho a la intimidad.
2. Las trabajadoras realizaron actos dispositivos que eliminaron la privacidad de sus conversaciones.
3. Al incluirlos en un ordenador de uso común, las conversaciones podían ser leídas por cualquier otro usuario.
4. La empresa tuvo conocimiento de los mensajes a través de otro trabajador que los encontró casualmente.
5. Respecto al secreto de las comunicaciones, se reitera el poder de vigilancia y control de la empresa
6. Esta facultad está establecida en el artículo 20 del Estatuto de los Trabajadores.
7. Corresponde a cada empresa fijar las condiciones de uso de los medios informáticos asignados a los trabajadores.
8. Estas condiciones se plasman en normas de uso que deben ser cumplidas por los trabajadores.
9. En dichas normas había una prohibición expresa de instalar programas de ordenador no autorizados.
10. No existía una tolerancia a la instalación de programas ni al uso personal del ordenador.
11. No podía existir una expectativa razonable de confidencialidad derivada del uso del programa instalado.
12. El programa era de acceso abierto y estaba instalado en un ordenador de uso común por todos los usuarios.
13. La intervención empresarial se dirige a constatar el incumplimiento de las trabajadoras.

Conclusiones y recomendaciones

1. La existencia de ordenadores de uso común supone un riesgo para la empresa y dificulta la trazabilidad de las infracciones.
2. También puede producirse un incumplimiento de las medidas de seguridad establecidas en el Reglamento de la LOPD.
3. La existencia de normas de uso es clave para posibilitar el control de los recursos TIC asignados a los trabajadores.
4. Estas normas deben estar actualizadas y extenderse a smartphones y tablets corporativos y a las aplicaciones BYOD.
5. La tolerancia en el incumplimiento de estas normas puede generar una expectativa razonable de intimidad.
6. Antes de la intervención debe aplicarse un protocolo en el que se valore la proporcionalidad de la intervención.

Acceso a la Sentencia del Tribunal Constitucional

Comentarios a la sentencia del Tribunal Supremo de 27 de septiembre de 2007