El Safe Harbor y la hipocresía europea


La cultura norteamericana se está extendiendo como una mancha de aceite. Por imposición, ósmosis o mimetismo han llegado a nuestras vidas conceptos y costumbres que hace unos años sólo veíamos en las películas. Los términos Halloween, black friday, y el propio compliance han arraigado definitivamente en Europa. Pero lo que todavía no ha llegado, por ejemplo, es la confianza del legislador en el ciudadano, la eliminación de ciertas trabas legales que todavía existen para abrir una empresa y el justo equilibrio entre privacidad y negocio.

En mi opinión, al legislador europeo se le ha ido la mano al diseñar el modelo de protección de datos que actualmente tenemos y ello nos está pasando factura. Un ejemplo claro es la regulación de las cookies.

Es como si un legislador ocioso hubiese identificado un derecho a regular pero hubiese ampliado su alcance hasta crear en el ciudadano necesidades que antes no tenía, llevándonos todos a lo más alto de la pirámide de Maslow.

En el caso de la anulación de los acuerdos Safe Harbor, tengo una opinión que coincide con algunos de los criterios utilizados por el TJUE, pero no con la conclusión. Creo que al juzgador le ha faltado información y comprensión del verdadero problema que subyace en esta cuestión. Y si no es así, entonces le ha sobrado hipocresía al poner en la balanza valores que no son comparables.

Es evidente que la base de la Patriot Act es el miedo, y una persona no amenazada no puede criticar el miedo de la que sí lo está, salvo que el miedo sea excesivo. La causa o la provocación de la amenaza también deberían ser analizadas, pero en ese caso tendríamos que diferenciar entre gobernantes y gobernados.

Tras los atentados de París ya se está hablando de medidas restrictivas de la libertad de movimiento y del derecho a la intimidad que se acercan mucho a las contenidas en la Patriot Act y en normas posteriores. La pregunta es si estas medidas se intensificarán en el caso de que se produzcan más atentados, porque en tal caso las diferencias entre un Estado que espía y otro que está pensando en hacerlo serían meramente cuantitativas. Al final, la cruda realidad sería que el derecho a la intimidad depende exclusivamente del número de muertes y no de la diferencia de valores entre las dos culturas. No sería de extrañar, ya que la vida es más importante que la intimidad, pero en ese caso se produciría una homologación de facto entre la protección de la intimidad en Europa y en Estados Unidos.

Esperemos no tener que oír dentro de unos años la frase “Cómo se respetaba la intimidad en Europa hasta que llegó el miedo” igual que en su día oímos la frase “En España no había racismo, hasta que llegaron los inmigrantes”.

Hay que tener en cuenta también que no todo es blanco o negro. Ni unos son tan buenos ni otros tan malos. En Europa también ha habido gobiernos que han reconocido que espiaban a sus ciudadanos. Y también hay agencias que pueden realizar inspecciones y requerimientos de datos sin tutela judicial.

Ello nos lleva a la triste conclusión de que ni las cláusulas tipo, ni las normas corporativas vinculantes, ni siquiera un nuevo acuerdo Safe Harbor pueden impedir que un Estado espíe o requiera la entrega de datos a los encargados del tratamiento.

Tampoco sirve de nada que el servidor esté en Europa, ya que si el proveedor es norteamericano tendrá que suministrar igualmente a la agencia requirente los datos que gestiona, estén donde estén. Y si no lo es, seguramente subcontratará los servicios de una empresa norteamericana, aunque muy probablemente no lo sepa.

Como decía Manuel Castells en 2001, la información ya no es un activo a almacenar, sino un flujo a optimizar, y hoy más que nunca cobra sentido esta afirmación. Cada vez es más difícil, y a la vez irrelevante, saber dónde están realmente los datos. Cuando un Magistrado del TJUE envía un mail a su familia, es muy probable que los routers encuentren un camino más rápido por otros países que no protegen los datos como en Europa, porque a esa hora están menos activos.

Por todo ello, cuando Europa y EEUU se pongan en serio a negociar Safe Harbor 2, tal vez tengan en cuenta todos los factores que hacen que sus normas y su cultura estén cada vez más cerca, y recuerden que los datos no saben lo que son las fronteras.

ACTUALIZACIÓN:  “El Parlamento británico tramita un proyecto de ley que pretende facilitar a la policía acceso a los registros del uso de Internet de los ciudadanos, algo que el Gobierno considera esencial para combatir el crimen y la amenaza terrorista”.
Ver noticia completa

ACTUALIZACIÓN:  “Los ministros de Defensa presionan para imponer una nueva legislación (Francia quiere prohibir el acceso a TOR, según difundió Le Monde hace unos días) y los defensores de los derechos civiles empiezan a mostrar preocupación”.
Ver noticia completa

2 pensamientos en “El Safe Harbor y la hipocresía europea

  1. He encontrado este blog navegando por internet y me parece muy interesante que se compartan los conocimientos relacionados con la LOPD. Soy estudiante de derecho y he comenzado a escribir un blog para el que estoy preparando artículos referentes al Privacy Shield y la Nueva Normativa Europea de Protección de Datos. ¿Pensáis que estos cambios pueden afectar mucho a las empresas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s