Riesgo residual y riesgo aparente

En la navegación a vela se llama viento aparente al resultado que se produce cuando al viento real se suma el generado por la propia velocidad de la embarcación. Se produce una discrepancia entre la realidad ambiental y la que el tripulante percibe, que en este caso es positiva, ya que el viento aparente hace que la embarcación alcance una velocidad muy superior a la del viento real. Gracias a ello, los superveleros de la Copa América pueden alcanzar velocidades superiores a los 20 nudos con vientos de 12 nudos.

En el mundo de la empresa se llama riesgo residual al resultado de restar al riesgo real el efecto de las medidas preventivas y los controles. En el plano teórico, el objetivo es que el riesgo residual tienda a ser cero, ya que el valor asignado al control debe ser cercano o igual al valor asignado al riesgo.

Digo en el plano teórico, porque en la práctica el riesgo real es difícil de medir, el control es relativo y su eficacia es meramente especulativa. Todo ello hace que no podamos hablar de riesgo residual, sino de riesgo aparente, ya que, al igual que en la navegación a vela, se produce una discrepancia entre la realidad ambiental y la que la empresa percibe. Pero en este caso el efecto es negativo, ya que trabajar con riesgos residuales cercanos a cero puede dar una sensación falsa de seguridad y tranquilidad que puede llegar a ser muy peligrosa.

En la prevención de la responsabilidad penal de las empresas y los directivos, ¿las empresas están trabajando con riesgos residuales o con riesgos aparentes?

La respuesta es muy fácil. Si en el análisis de riesgos se ha asignado un valor 5 al riesgo de corrupción, y un valor 4,5 a la existencia de un código ético que prohíbe la corrupción en la empresa, decir que el valor residual es 0,5 es una aberración.

Desgraciadamente, el riesgo es siempre aparente y la seguridad es pura percepción, por lo que una actividad preventiva eficaz no puede estar basada exclusivamente en un modelo teórico que arroje un riesgo residual bajo. Sería lo mismo que confiar en los buenos resultados de una startup fijándonos sólo en su plan de negocio.

Por otro lado, el valor residual de un mes no tiene nada que ver con el del mes siguiente, por lo que de nada sirve basar la actividad preventiva en un análisis hecho hace dos años.

El control debe ser por lo tanto continuado, adaptado, cercano a la fuente del riesgo, actualizado, desconfiado, experto, comprobado, auditado, acreditado y basado en evidencias.

El riesgo nunca es residual, ya que el control nunca es constante, y su eficacia tampoco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s