Muchas gracias

En los últimos días he intentado responder todos los mensajes de felicitación que he recibido por la concurrencia de varias circunstancias: el premio al mejor abogado en Derecho Digital, otorgado por el Colegio de Abogados de Barcelona en el seno del Digital Law World Congress, los 25 años de dedicación a esta especialidad y la apertura de mi nuevo despacho.

Hace 25 años estas felicitaciones habrían llegado por carta, teléfono, télex, fax o telegrama. Hoy es una locura, ya que pueden llegar, además, por llamada al móvil, SMS, correo electrónico, Whatsapp, Twitter, Facebook, Linkedin, blog y otros medios, lo cual dificulta dar respuesta a todos los mensajes.

Quiero reiterar ahora mi agradecimiento a todas las personas que me han ayudado durante estos años, empezando por mi padre, que me regaló el ZX81 con el que aprendí Basic y que ahora me regala cada día su compañía, aunque ya no esté.

A todos los que son, o alguna vez han sido, clientes de mi despacho.

Hace 25 años muchos de ellos iban con bata blanca y hablaban un lenguaje que sólo comprendía un 1% de la población. Durante la burbuja tecnológica llevaban tejanos y hablaban de capital semilla y rondas de financiación. Ahora no paramos de hablar de redes sociales y de la oportunidad que nos han dado para aprender de nuestros hijos.

A todos los que son, o alguna vez han sido, miembros de mi equipo.

Con una mención especial a Assumpta Zorraquino, que se integró en el despacho en 1990 y Carlos Pérez Sanz, que se integró en 1991.

Gracias a todos ellos por aguantar mi presencia y a mi familia por aguantar mis ausencias.

A modo de tributo a Blade Runner podría decir que en estos 25 años he visto cosas que no creeríais: ataques de ciberpunks a servidores BBS más allá de los 1200 baudios, correo sin spam, cerca del puerto 25, secuencias de varias teclas para crear un acento, discos floppy de 5 pulgadas y cuarto grapados a los autos, jueces que pensaban que el plagio se comprobaba comparando los discos y no su contenido, alarmas de fin del mundo por el efecto 2000, mientras veíamos a los programadores de Cobol renacer tras su jubilación, accesos al BOE con un Minitel, negociar un contrato frente a una pantalla de fósforo verde, billetes de avión  para asistir a un congreso virtual…

Todos esos momentos se perderán, como lágrimas en la lluvia. Es hora de bajar de las nubes. O de guardar mis recuerdos en ellas.

Gracias a todos.

7 pensamientos en “Muchas gracias

  1. No solamente el reconocimiento es harto merecido, sino que, además, ha sido emocionante leer este “agradecimiento”. Enhorabuena y gracias.

  2. Xabier, soy Israel Hernández. Un placer haber compartido contigo poco pero intensos momentos. Nos cruzaremos en un futuro, lo se!., esto no es tan grande y Barna está a tiro de AVE. Un abrazo!.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s