Musa o musaraña

Dicen que detrás de un gran hombre hay una gran mujer, y detrás de una gran mujer un gran hombre. En una relación sentimental, de amistad o profesional, aprecias que en los momentos de máxima creatividad, la persona que está a tu lado, te apoye en silencio, se implique en un codo con codo, o simplemente, desaparezca. Llamamos musa a esa persona que con su presencia, y a veces con su ausencia, nos inspira. Algunas empresas están aprendiendo a ser musas en la gestión del talento de su capital humano. Sin embargo la Administración no siempre juega ese papel. En algunas ocasiones parece que, lejos de ser un elemento inspirador, se empecine en incrementar el número de obstáculos para el desarrollo económico de un país y de sus ciudadanos. Acabo de leer a fondo la última versión del borrador de Reglamento de la LOPD (septiembre 2007) y he llegado al convencimiento absoluto de que, en materia de protección de datos,  no existe en todo el mundo una norma tan exigente, intervencionista, anticompetitiva, casuística y desinspiradora como ésta.

A %d blogueros les gusta esto: