¿En qué casos el control de la temperatura es un tratamiento sujeto al RGPD?

El objetivo de esta hoja Excel es poder comparar los distintos tipos de tratamiento que se pueden realizar al aplicar el control de temperatura en una empresa.

Al cumplimentar o modificar los distintos factores que intervienen en la aplicación del control se puede advertir si estamos ante:

  1. Un tratamiento manual excluido del ámbito material del RGPD.
  2. Un tratamiento manual incluido en el ámbito material del RGPD.
  3. Un tratamiento automatizado incluido en el ámbito material del RGPD.

En el apartado GDPR Hacks de Campus Ribas podéis descargar la hoja Excel y manifestaros a favor o en contra de cualquiera de estas tres opciones, así como aportar argumentos que las refuercen o debiliten.

Sobre la estigmatización de los trabajadores con fiebre

Estos días se repite constantemente el mantra de la estigmatización, que se asocia al hecho de ver a alguien dando positivo en un control de temperatura.

En esta Excel destinada a comparar los efectos de los distintos controles Covid-19 en las empresas, intenté explicar que este argumento no ha tenido en cuenta todos los factores que deben ser valorados.

Entre los factores organizativos y humanos que deben ser analizados para valorar si hay riesgo de estigmatización de un trabajador con resultado positivo, destacan los siguientes:

  1. En una empresa pequeña, o en cualquier departamento de una gran empresa, todos sabemos los compañeros que están pasando la enfermedad o la han pasado, y no los estigmatizamos. Todo lo contrario, reciben nuestro apoyo, solidaridad y muchas muestras de aprecio.
  2. Normalmente, es el propio interesado o su familia el que comunica espontáneamente el contagio.
  3. Cuando se realiza un test PCR a un grupo de trabajadores y la empresa recibe el resultado NO APTO para trabajar de alguno de ellos, los compañeros del afectado no tenemos ninguna duda del motivo de la baja y no lo estigmatizamos. Todo lo contrario.
  4. La entrada gradual en las empresas y el sistema de turnos tienen el objetivo de que no se formen colas en la entrada, y que los controles de temperatura se puedan realizar de forma individual, o por grupos pequeños.
  5. Cuando hay un resultado positivo, nadie grita: “¡¡¡Otro compañero que viene a trabajar sin haberse tomado la temperatura en casa y poniéndonos en peligro a todos!!!”
  6. En los protocolos de actuación existe una obligación de secreto profesional que obliga a tratar los resultados positivos con la máxima discreción y confidencialidad.
  7. Los resultados positivos no son asociados automáticamente al Covid-19. 
  8. La fase siguiente del protocolo es verificar el origen de la fiebre por parte del servicio médico propio o externo.
  9. Ha habido información suficiente para saber que una persona con fiebre puede no tener el Covid-19. Todos sabemos que un trabajador con fiebre puede tener otras enfermedades. También sabemos que los compañeros que han dado positivo en un test podrían no tener el virus, porque los tests no son fiables al 100%. Ni al 80%.
  10. Ha habido información suficiente para saber que una persona con fiebre no puede entrar en un centro de trabajo. Todos sabemos que si tenemos fiebre no debemos ir a trabajar.

Ha habido información suficiente para saber que no estamos en la Edad Media, que ya no señalamos a los enfermos con una marca de apestado, y que un compañero que no viene a trabajar después de un control de temperatura, de un test Covid-19 o de una confirmación de la enfermedad, seguirá siendo nuestro compañero cuando pueda reincorporarse y que lo estaremos esperando para darle la más calurosa de las bienvenidas.

Imagen de Anton obtenida en Unsplash