Entrevista en La Vanguardia sobre la guerra de patentes tecnológicas

El suplemento Dinero de La Vanguardia publicó el pasado 8 de agosto una entrevista que Norberto Gallego me hizo sobre la actual guerra de patentes en el sector tecnológico, especialmente en el campo de los smartphones.

Descargar Entrevista (PDF)

Gracias, Encarta

Tras conocer la decisión de Microsoft de dejar de publicar la enciclopedia Encarta, sólo quiero manifestar mi agradecimiento por los buenos ratos pasados por mis hijos y por mi ante las sucesivas ediciones de esta obra de consulta.

Mi primer contacto con una enciclopedia multimedia en CD Rom fue a través de la enciclopedia Compton's, pero al año siguiente adquirí la obra Microsoft Bookshelf 92, que incorporaba: "The Concise Columbia Encyclopedia" con 15.000 entradas, "The American Heritage Dictionary" con 65.000 entradas, "Roget's II Electronic Thesaurus" con 50.000 entradas y "The World Almanac and Book of Facts 1992".

Bookshelf 92   

En 1993 compré la edición correspondiente a ese año de Microsoft Bookshelf.

Bookshelf 93 

En 1994 adquirí mi primera Encarta, la versión correspondiente a ese año, que ahora constituye un ejemplar de coleccionista. Después de 15 años, la guardo junto al PC que tenía entonces. Tenía 1.000 artículos, 8 horas de sonido, 7.800 fotos y 100 animaciones y videos. Pero lo mejor es la configuración de hardware que precisaba: un PC con un procesador 386SX o superior, 4 MB de RAM, 2,4 MB de espacio libre en el disco duro (el mío era de 20 MB) y una tarjeta gráfica VGA que soportase al menos 16 colores.

Encarta 94 

En los años siguientes fuimos disfrutando de las sucesivas ediciones de Encarta, mucho más exigentes en materia de hardware. La posibilidad de realizar una instalación completa en el disco duro del portátil era muy interesante si viajabas mucho.

Para que este artículo no sea totalmente un off topic, aprovecho para recordar que justamente en 1994 se pronunció la Oficina de Patentes y Marcas norteamericana revisando y denegando la patente que años antes había concedido a la empresa editora de la enciclopedia Compton's sobre los principios básicos de una obra multimedia. La oposición de sus competidores fue aplastante, ya que se negaban a acceder a las pretensiones de Compton's de pagar royalties por utilizar sistemas de búsqueda y ordenación de ficheros de texto, audio y video que pertenecían al estado del arte desde hacía tiempo.