Las apuestas por Internet llegan a los toros

Si fumar mata, el juego por Internet puede perjudicar seriamente nuestra balanza comercial. Si dejamos por un momento las cuestiones morales y nos paramos a contemplar el juego como parte del PIB de un país, midiendo el nivel de demanda existente en España y analizando la oferta que existe actualmente en la red, veremos que hay un importante flujo de divisas hacia el extranjero. Países como Irlanda se están beneficiando de la legislación española para diseñar productos a medida para nuestro mercado. La última iniciativa ha sido ofrecer un servicio de apuestas sobre el posible final de una corrida de toros o los éxitos de un torero. La unidad de medida son las orejas cortadas. La entidad pública empresarial Loterías y Apuestas del Estado dispone del único canal oficial de venta de juegos por Internet en el que ofrecen seis productos. Sólo pueden jugar personas de nacionalidad española o residentes en España. La Irlandesa Paddy Power ofrece a todo el mundo (excepto EEUU) más de 500 modalidades de juego, incluyendo apuestas sobre la evolución IBEX 35 en tiempo real. Ello le permitió facturar 1.800 millones de euros en 2006, un 31% más que el año anterior. Considero que no debemos fomentar el juego, pero la cuestión es si debemos hacer algo por canalizar el juego ya existente e intentar que se quede en casa. Me refiero a algo más imaginativo que anunciar la lotería de navidad a finales de agosto.