iPhone: el contrato más largo

Acabo de buscar en la base de datos de los récords Guinness y no he encontrado ninguna referencia al contrato más largo del mundo. Según la revista Wired el contrato del iPhone es uno de los contratos más extensos que acompañan a un dispositivo electrónico de gran consumo. El contrato tiene en total alrededor de 17.000 palabras ya que el acuerdo principal incluye la licencia del software del iPhone, las CGC (Condiciones Generales de Contratación) de iTunes, las CGC de Google Maps, las CGC de YouTube. El contrato también contiene las CGC del servicio de AT&T de prepago y postpago para iPhone. El contrato más largo que he visto en mi vida fue acuerdo de outsourcing informático entre una empresa americana y una empresa española. Tenía más de 500 páginas. Necesité dos días para leerlo, siete días para comprenderlo y tres meses para negociarlo.

Acceso al código fuente por parte del usuario

A pesar de que en algunos países las leyes concursales obligan a las empresas a depositar ante terceros el código fuente de las aplicaciones que comercializan, en España sigue sin apenas utilizarse el contrato de depósito del código fuente como garantía de acceso del usuario corporativo frente a supuestos de quiebra o suspensión del proveedor. Lo que en los países anglosajones se denomina contrato de escrow, en España es casi un desconocido. Es evidente que el software abierto (salvo en algunos casos) no precisa este tipo de acuerdos, pero los paquetes estándar y los proyectos de desarrollo en los que no se entrega el código fuente dejan al usuario en una situación precaria si el proveedor desaparece. A finales de los 80, desde la antigua SEDISI empezamos a ofrecer un servicio de depósito de fuentes que tuvo poco recorrido, a causa de la falta de demanda de este servicio. La conclusión fue que el usuario corporativo español vivía en la más absoluta felicidad. Años después, la implantación del euro hizo que muchas de esas aplicaciones cerradas sin proveedor localizable fueran sustituidas por nuevos programas, incapaces de aprovechar todos los datos que el usuario había ido generando con los años.

Modelo de contrato de escrow
Checklist